LA CANTANTE

80.00

pendientes PLATA BAÑADAS EN ORO /  EXTRAORDINARIAS collection   

Formas geométricas inventadas entre 5 a 6 cm de largo y 3-4 cm de ancho . Son finas, elegantes y con un punto cañero, salvaje y sexy. Es el típico pendiente de aro que va bien con todo pero con un toque geométrico diferente.
Todas las joyas son diseñadas y creadas por mi misma para darte toda mi energía. Al ser todas creadas con mis propias manos , Son todo piezas únicas. Quizás pueden tener un punto diferente al de la foto pero estoy segura que te encantarán . Todas las joyas acaban con un uauuuu al crearlas, sino es así… lo hago y deshago hasta tener este espíritu único.
Todas las joyas UIA son de Plata y plata 925 bañada con la máxima calidad de 3 micras de oro de 24 kilates. Llevar una joya de esta calidad, te aseguro que ¡marcarás la diferencia!

Me encanta esta colección por su frescura y power femenino. Es una joya que la podrás llevar con todo en tu día a día o en días especiales . Es sofisticada y minimalista. No pesa nada, es ligera y vistosa y esto nos encanta!

SKU: 061-OG Categoría:

Descripción

LA CANTANTE

EVA

Entre el gemido orgásmico que gestó mi existencia, el chillido primigenio, ya emitido con mi propia voz, tras abandonar la cueva sagrada del útero materno y cristalizarse mi presencia ante el mundo, y el estertor postrero que me devolverá a los brazos de la gran madre, de nuevo al abrazo de la oscuridad y la caricia del silencio, la única constante que me acompaña es el sonido, el latido de mi corazón, y mi voz que susurra, que se queja, que estalla en carcajadas de júbilo, que, como un torrente imparable nace en mi vientre y escupe su rabia y su cólera, purificando a su paso todo lo que se agarra a mis células con intenciones destructivas. La voz cantada nos convierte en sacerdotes de nuestro propio templo, nace de nuestro centro, de lugar más íntimo y sagrado que se alberga justo detrás del ombligo, es una emanación única e irrepetible de la concentración atómica primigenia que ahí se conserva. Cada vez que cantamos, tomamos aire como por vez primera, y la voz, como una entidad autónoma, nace cada vez distinta de nuestro seno para recorrer los recovecos del cuerpo depositando su ofrenda en cada célula, recolectando todos sus tesoros y entregándolos al mundo, en acto sacrificial que nos vuelve tan vulnerables como divinos. Soy hija de la oscuridad de la tierra y del destello lunar. Su luz desciende a mí como un sonido, se deposita en mi mente y resbala como plata líquida por mis oídos, susurrándome sus secretos designios. Cada noche la luna me regala sus pendientes de plata, forjada con el fuego del rayo que una sacerdotisa blande con sus pequeñas pero implacables manos, hermana alquimista cuyo nombre es Núria.

 

LA ropa   Txell Miras

LA fotografia   Joana Arribas

LA directora de arte   Nuria Bacardit

LA mentora  Silvine Castellví

LA mano derecha Vir Bruno

LA web Lidia Muñoz

También te recomendamos…